#3: “Enamorándose de personalidades”

personalidades

MÚSICA DEL CAPÍTULO

(*Aviso: el siguiente capítulo es, básicamente, diálogo*)

LOGAN

—Contesta: ¿Quién dijo: “El pesimismo no ha ganado ninguna batalla”?

Ella resopló.

—Fácil: ¿quién no conoce al querido Dwight Eisenhower?

—La gente suele fallar con eso.

—¿Por ejemplo?

La docena de psicólogos que he visitado durante los casi diecisiete actos de mi vida.

—¿Por qué les preguntas eso? ¿Acaso los ponías a prueba?

—Has dado en el calvo querido “Pablito”¹, en versión chica, claro.

—¿Ahora con un trabalenguas español?

—¿Conoces su existencia?

—Sí. ¿Algo más?

—Dime una frase del trompetista de jazz más famoso, que hubiera sido un cantante de metal de la hostia.

Ella me miró y se rió entre dientes.

“Sólo hay dos maneras de resumir la música: o es buena o es mala. Si es buena no le das más vueltas, simplemente la disfrutas”. ¿Ya soy digna de ti?

—Está bien: pregúntame lo que pasa por esa cabeza de un actual color caramelo.

—¿Con qué personaje histórico te gustaría tener una noche desenfrenada de alcohol y rock n’ roll?

Abrí los ojos como platos a la vez que la peculiar chica que brillaba por su amarillo nápoles rojizo, que la mayoría confundiría con rosa.

—Joder… Esa debe de ser la mejor pregunta de la historia destinada a conocer a alguien. Posiblemente con Cleopatra.

—¿Ella? ¡Era una perra! Se enamoró de Marco Antonio dejando a César, ¡y saber con quién más lo engañó!

Dibujé una media sonrisa en mi rostro al ver su mueca de asco.

—Me toca, ¿qué prefieres: ser una zorra, perra, etcétera o una prostituta?

—Dios, qué directo. Prostituta, me parecen mujeres admirables.

—¿Admirables?

—Sí, es una crueldad lo que deben de sufrir. Son mujeres que son maltratadas, denigradas, ofendidas cada segundo. ¡Incluso ser el hijo por el que muchas son prostitutas es un insulto! Todas ellas solamente lo hacen por dinero, para vivir. Y todos esos hombres las usan, se aprovechan de ellas.

Me fijé en los ojos vidriosos llenos de indignación observadores del infinito, de aquella chica de oscuro violeta cobalto.

—Creí que era el único que susodicha idea había vagado por su mente…

De repente, sin venir a cuento, sin dilación ni pudor, ella me abrazó en aquel parque de Union Square.

—Gracias por no tener prejuicios.

—Bueno, utilizo una pregunta extra: ¿por qué has querido venir a la sombra de este almendro de Union Square Park, en vez de quedar como donde nos conocimos ayer?

—Porque quería cambiar de aires.

—¿Así de simple?

—Es así de sencillo. ¡Me toca! En tu primer día de gobernador absoluto de este planeta acuoso, ¿qué harías?

—Acabaría con la tiranía y dejaría todo como estaba antes de ser líder.

—Buena respuesta. Creo que hice bien al nombrarte mi primer amigo honorífico de Equinox.

—Tú sigue pensado eso chica bermellón. ¿Qué opinas sobre la homosexualidad?

—Opino que no hay nada que opinar. El amor es amor. Y no tiene fronteras: ni de edad, ni de género, ni de nacionalidad, ni de distancia, ni de ninguna de esas mierdas. Recuerdo cuando mi amiga me confesó que era lesbiana y que comprendería si quería dejar de ser su amiga. Me quedé en estado de alucinación, ¿tan mala impresión doy? ¿De alguien al que le importa algo tan absurdo?

—No creo que seas así. Es más creo que eres de las personas más impresionantes que he conocido. Y eso que aún no sé si eres una asesina.

—Gracias. Tú eres de los más curiosos y peculiares que he conocido.

—¿“De los”? Soy anestésico chica calabacín.

—¿“De las”?

—Vale lo acepto, has ganado la batalla.

—Y posiblemente gane la guerra.

—¿Qué guerra?

—Nuestra guerra.

Le miré a los ojos desconcertado, no entendía a aquella que sonreía con sorna e irradiaba un maravilloso ocre amarillo de cadmio naranja.

Haber amarillo cadmio naranja es sorna, blanco es mente en blanco, verde chartreuse es desconectar del mundo, ambrosía confusión, coral es felicidad humilde o cotidiana, violáceo es preocupación, amarillo nápoles rojizo es bromear, caramelo es chulería, y por último y de los menos importantes: calabacín que es retar. -¿Llevas la lista?- Claro.

—¿Tenemos una guerra y no me había enterado?

—Claro. Soy de las personas que cree lo siguiente: cada momento que sucede en tu vida es por algo; tú y yo nos hemos conocido por un propósito y tendrá un final. Esa es nuestra guerra.

—¿Y por qué vas a ganar tú?

—Por favor, las mujeres siempre ganan. No lo olvides nunca.

—En eso te doy la razón, si los hombres de la antigüedad hubieran dejado a las mujeres estudiar. Hubieran habido más avances.

—¡Vivan las mujeres, abajo los machistas!

—¡Shhh!

—¿Qué?

—Nos están mirando.

—No tengas vergüenza de cosas así, sólo se debe tener vergüenza de las cosas malas. Es lo que siempre me dice mi madre.

Le miré a sus grandes ojos castaños, no me había dado cuenta de la cercanía hasta que me ha quitado la mano que tenía suspendida sobre su boca para acallarla. Ella me sonrió con sus labios carnosos. Sí, no había duda que esa chica melocotón que volvía a estar en sintonía con su sonrojo.

—Tus ojos no son negros, casi lo son.

—Curiosa observación.—apunté retirándome.

—¿Quieres ir a dar una vuelta?

—Aún sigo sin saber si eres una delincuente.

—Vale. Mi único cargo fue con ocho años.

—¿Estás fichada?

—No pudieron demostrar que fuera yo.

—¿Qué hiciste?

—Ahogué al caniche de la hija de la alcalde en un lago que pertenecía a un campo de golf.

—¿Por qué?

—Mi padre, el de la tercera familia, es un gran amigo suyo: se conocen desde hace 57 años. Yo era amiga de su hija. Mientras ellos jugaban golf; mi amiga me contó que el perro padecía cáncer, lo iban a sacrificar. Al caniche, cuyo nombre completo era Waffle Dots²: pero era conocido como Dots, siempre le había gustado nadar. Sí es un efumismo. Así que decidimos ponerle su canción favorita, casualmente la antes nombrada “When the saints go marching in”, y le dormimos con anestésicos robados. Waffle Dots murió ahogado por dos niñas escuchando su canción preferida.

—Debe de ser la historia más original que jamás he escuchado.

—No te separes, y podemos crear una aún más inolvidable que Waffle Dots.

—¿Aún más inolvidable que su nombre?

—Aún más. ¡Lo tengo!

—¿El qué?

—Vamos a ir a la guardilla de tu casa, compramos de camino unos batidos en “Resaca Literaria” y vemos pelis de terror.

—¿Por qué a la mía?

—La mía no tiene guardilla. ¡Se me olvidaba! Tenemos que pasar por mi casa y cogemos el proyector.

—¿Vamos a proyectar las películas en una sábana blanca?

—¡Sí! ¿A qué es buena idea?

—Vamos a hacerlo.

~~~º~~~

—Por cierto,  siento lo de mi madre.

—¿El qué?

—Se ha extra-alegrado porque estés aquí.

—Ya la he oído cuándo ha dicho que no sueles traer gente.

—¿Qué es una vida sin que tu madre te humille?

—Cierto… Haber, ¿has visto Expediente Warren?

—No.

—Yo tampoco. ¡Decidido!

—Creo pensar que si paso más tiempo al lado de ti, chica coral, se me va a contagiar tu alegría humilde.

—Genial, ¡haber si te enamoras de mi personalidad! Porque creo que me enamorado de la tuya.

—¿Cómo una persona se puede enamorar de una personalidad tan aburrida?

—¿Cómo es posible que alguien sepa cuándo y dónde va a suceder una catástrofe como en “Señales del futuro”³? Preguntas sin respuesta.

En mi rostro se dibujó una media sonrisa.

—————————————————————————————————————————————-NOTA AUTORA:

El siguiente capítulo significa el final de esta historia corta. Posiblemente lo publiqué mañana o pasado, cuando tenga un momento de escribir.

¿Se han enamorado de una personalidad, ya sea: real o ficticia?

Yo sólo de una real y una larga lista de ficticias.

Miss Imperfect xxxx

¹Pablito clavo un clavito, ¿qué clavito clavó Pablito?» trabalenguas típico español.

²Waffle Dots» hoyos de gofres.

³Película en la que Matthew McConaughey encuentra un folio en el que está escrito todas las catástrofes que acontecen en los próximos 50 años.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s