Relato #1

I don’t even know your name

Song

Soy Ashton Axwell, y llevo siete días enamorado de una sonrisa.

•••

 

Me recargué en la pared, mientras respiraba dificultosamente. Aquel recuerdo me perseguía, y no me dejaba dormir. —Soy patético—pensé. Y era cierto, coño, lo era. Era un jodido adolescente penoso, —¿no podría ser como los demás?—. Si otro se hubiera encontrado a esa chica… No hubiera sido tan gilipollas y le hubiera invitado a salir. Joder, era endemoniadamente perfecta. Y yo odio a la gente así, ¿no? —¿Qué me pasa? ¿Sufro algún tipo de desorden hormonal o algo?—. No podía. no quería dejar de pensar en ella. Tengo que hacer algo, es mi oportunidad de descruzar los brazos por una vez en la vida, tengo que encontrarla.

 

Saqué uno de mis preciados lápices y un papel, ¿y ahora? —Recuérdala, llevas días haciéndolo—.

 

»—¿Hola? ¡No te muevas!«

Venga cerebro, dame algo con lo que trabajar.

 

»Click. Han tomado una foto: quién y de qué. Me giro para mirar a quien me ha gritado, es una chica.«

Avanza, ya casi. Necesito su rostro, parezco un psicópata obsesionándome con alguien de la semana pasada.

 

»—¡Gracias! Es la foto perfecta.—sonrió, dando un paso al frente—Soy Leah Winston, actual reportera del colegio St Luke’s, futura reportera del New York Times.—se presentó estirando la mano.—¿Quién eres?«

Es preciosa, y es tan sonriente. Seguro que en su vida le han hecho algo malo.

 

»No conteste. Parece una típica chica popular, el tipo de personas que odio; debo seguir mi principios y ignorarla.«

Fui tan idiota, ojalá hubiera podido hablarle. —¡Idiota! ¡No sirves para nada! ¡Fracasado!—pensé, ¿por qué tengo que recordad todo lo “malo” que me han dicho?

 

 

»—Te he tomado una foto, espero que no te importe. Pero… ¡No me pude resistir!—rio—Necesitaba la foto de un chico… Bueno… con tu estilo… Espero que no te moleste, es para un reportaje.«

Incluso intentó no decirlo, quería decir emo, antisocial, grunge, incluso suponiendo que ambos supiéramos que significan esas palabras. No quería herirme, algo raro en su raza de pijos.

 

»—Adiós.—me despedí, soy estúpido, pero no me apetece una pizca de su mundo de cursilerías. No quería tener nada que ver con ellos.«

Fui estúpido, idiota, gilipollas o como jodidamente tú me insultes, me lo merezco.

 

»—¡Oye! Te has dejado esto.—me giré, ¿cuándo se me había caído el cuaderno? Ella corrió los veinte metros que nos separaban.—Son preciosos, ¿quién es ella?—preguntó, al ver mi cara se calló.—Lo siento, no debí haber preguntado.«

No era su culpa no saber quién era, no era un recuerdo malo, sólo era la chica que imaginaba como perfecta.

 

»—No es nadie.—contesté.

—Siento si te he hecho recordar algo malo…

—No—la interrumpí—literalmente, no es nadie.

Ella rio entre dientes, y me sonrió. Creo que es el momento cuando me enamoré.«

¡Eso es! La dibujaré así, con la sonrisa más hermosa en la faz de la Tierra.

 

Mi lápiz se deslizó sobre el papel, casi no tenía que decirle lo que hacer. Es como si hubiera captado tan bien su imagen, que la reproducir cuánto y dónde quisiera. Ella era tan hermosa, debo encontrarla.

•••

 

Acabé la apariencia del blog, esta es la idea más estúpida que he tenido. Resoplé, ¿y si no la encuentro? Debo hacer algo para que esto destaque, tengo que plasmar mis sentimientos. Agarré la guitarra que estaba en la esquina de mi desordenada habitación, aquella habitación que había sido testigo de mi locura durante este crepúsculo; rocé algunos acordes. —Relájate.

 

Oh, you waited so long

Sometimes it’s hard to stand out

And you don’t have to do anything else

But be yourself

You, you dressep up so nice

But all I could see was your eyes

And the crowd came and pulled you away

And then you were gone

No, yeah

 

And I don’t even know your name

All I remember is that smile on your face

And it’ll kill me everyday

Cuz I don’t even know your name

Oooh, everywhere did I go

I see your face and it kills me to know

That you never know what you did to me

And now you were gone

 

And I don’t even know your name

All I remember is that smile on your face

And it’ll kill me everyday

Cuz I don’t even know your name

I don’t even know your name

 

I’m running, I’m searching

And I don’t know where to start

I’m dying my love

You punched a hole right through my heart

I won’t stop, stop looking

‘Till I hold you in my arms

Cuz I’m running, I’m running

I’m running

 

I’m running, I’m searching

And I don’t know where to start

I’m dying my love

You punched a hole right through my heart

I won’t stop, stop looking

‘Till I hold you in my arms

Cuz I’m running, I’m running

I’m running

 

And I don’t even know your name

All I remember is that smile on your face

And it’ll kill me everyday

Cuz I don’t even know your name

And I don’t even know your name

 

Toqué el último acorde, nunca me había dejado llevar tanto, ¿destacará así mi blog en busca de ella?

•••

 

Aquella, ¿mañana o noche?, hice un blog en el cuál colgaba dibujos y escritos sobre ella. Al final la encontré, lo recuerdo tanto como que fue la semana pasada, al mes de encontrarla:

Allí estaba: tan dulce y sencilla. ¿Cómo es que accedió a quedar conmigo? ¿La habré asustado con todo eso del blog, los dibujos y buscarla por todo New York? Ella me sonrió, ¡me sonrió! Y me dijo:

—Cántame nuestra canción—me pidió.

—¿Cuál?—le pregunté.

—La que tocabas cuando no me conocías.

 

———————————————————————-

Este relato participa en un concurso, ¿me deseáis suerte?

Miss Imperfect xxxx

Anuncios

Un comentario sobre “Relato #1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s