De soñar miedos y vivir esperanzas.

 

Han pasado poco más de una semana desde que volví del mejor fin de semana de mi vida. Las orientaciones de la beca, las del 24 al 26.

Estoy es una buena historia, y tengo que empezar desde el principio. Era el jueves por la noche, y que oye, no había hecho la maleta, hubo muchos problemas de última hora (como siempre sucede conmigo). Pero allí estaba yo, a las diez menos diez, dispuesta a embarcarme en mi primer viaje sola; hubo despedidas, abrazos y fotos (no las revelaré por el bien de la integridad tanto de Eli como mía) y escaleras de autobús. Sí, autobús, mientras que la mayoría (inmensa mayoría) iba en tren, nosotras en bus.

Y así empezaron las 5 horas más cortas de mi vida, gran parte gracias a Eli (aka la empanadian que venía conmigo). Tuvimos nuestro momento de flipe con el bus, que tenía para ver películas y series, nuestro momento de vloggers (o gran intento de serlo), cómo olvidar mis grandes comentarios sobre la película que veía y cómo Eli se reía de mí por ser la viuda de Estados Unidos.

 

DSC00418
How italians fastidian a empanadians ft. Eli

 

A continuación, llegó el momento más cateto de toda mi vida. Eli y yo muertas de la emoción, dan mini-grititos de alegría cada vez que pensábamos que íbamos a entrar en Madrid (la entrada a Madrid es muy grande), o cuando vimos la Estación Sur de Autobuses aka la estación que ha recibido más fangirleo en su vida. Nos bajamos, lo documentamos con nuestras cámaras y salimos de la dársena; mientras Eli encontró rapidísimo su representante de Red Leaf, yo me quedé como una tonta mirando a un lado y a otro porque no veía al monitor que había venido a recogerme (gracias sentido común por no decirme que me moviese antes), que estaba al lado, pero bueno.

Y mientras esperaba el bus para el hotel con el monitor que flipaba un poco con la chica de Granada que estaba flipando aún más con Madrid, me dijeron por primera e única vez que al parecer no tenía acento andaluz (muchos andaluces no sé si había conocido).

Me subí al bus, porque buseando por la vida siempre, y había dos chicas con las que estuve hablando y con las que stalkeé a los otros becados que venían de Atocha mientras gritabamos “gente” a pleno pulmón, porque sí, solo estábamos las tres en el bus de momento. Después la gente se fue subiendo, varias personas me saludaron con un “¿eres Val de Granada?” y otras como Erika o Alicia con un “VAAAAAAAAAL” (gracias por tanto queemies). Y allí estaba, en un bus que me llevaba a un hotel y donde la única de Granada se ponía a hablar con todos y a gritar y ondear la bandera estadounidense (marcando la diferencia always).

Nos bajamos después de unos “tengo que ir al baño que me muero” por mi parte, lo que tienen 5 horas de bus seguidas y 45 minutos hasta el hotel, sin baño, já. Bajamos a hacer el check-in, por fin pude ir al baño, me quitaron el móvil (se me olvidó salirme de Amanciers y demás grupos y ya tenía casi asumido el suicidio de mi móvil) y me dieron mi acreditación junto a mi color: azul (AZULES LOS MEJORES Y EL QUE DIGA LO CONTRARIO A LA HOGUERA). También me dieron mi habitación 122 y subí a dejar las maletas (creo porque no lo tengo claro, pasaron muchas cosas), me puse a hablar con un montón de gente que no era de mi color, hasta que encontré a uno que sí aka Dani, buena persona, mejor fotógrafo. Me hice una polaroid (el postu es importante chicos) con una pechá gente y, cómo no, la bandera de usa. Lo malo de la foto es que o bien Dani estaba haciendo una invocación a un demonio o le deslumbrabamos demasiado con nuestra presencia, porque la luz esa no sé de dónde ha salido.

 

WhatsApp Image 2017-03-30 at 21.40.56
las cuatro mejores polaroids de mi vida (gracias a Dani por tanto)

 

Y luego toca bajarse a la recepción, no sin antes que la bruta esta aka yo abriese la papelera cuando era automática (esta modernuras de hoy en día), esperamos a los demás, bueno “esperar”. Estaba con Erika, Alicia, Sul y Marti o Martí tirados en los enormes sillones, con Alicia que se sentaba encima de mí, aquí yo mujer objeto o algo, o con Marti o Martí tratando de ahogarme con los cojines (cosa que no valía porque soy muy débil), hasta que decidimos “socializar”, aquí queemies por el mundo.

Después tocaba la presentación de las orientaciones, con una mujer que luego conocería bien, y a los rojos, naranjas y azules convalidaciones, la quinta asignatura es importante chicos. Luego el break, más conocer gente, más “oh, eres Val de Granada” (olé yo que me conocen), para después volver todos a la gran charla del seguro (¿SI ME MUERO ME REPATRÍAN?), viva el co-pago y la madre que lo parió.

Volver a la habitación, conocer por fin a Sara de Almería y a Arancha de Madrid aka mis compañeras de habitación. Y creo que ahora cenamos, pero tengo memoria pez, y ha llegado el mejor momento del día: comer. Nah, conocer a mi mesa del fangirleo, os quiero demasiado chicas y Bárbara aka enviada de la FAO que flipaba un poco conmigo.

No pienso desvelar más, solo decir que Andrew es dios, que la foto de Trump is coming es goals, y que viva el marujeo.

Esto se está haciendo muy largo, y me aburren las entradas largas. Yo creo que todo esto se puede resumir en que estoy viviendo todo aquello que en su momento solo fueron esperanzas e ilusiones, y sueño miedos, que se desvanecen en cuando me despierto y veo con mis propios ojos que estoy alcanzando mis sueños.

Así que llega el momento de las menciones, redobles por favor.

A Dani, por no tener culo y hacer el mejor T-Rex/elefante-mutante del mundo.

A Marti o Martí por sus ganas de asesinato en contra de mi persona por no saber pronunciar su nombre.

A las queemies, porque aunque nos disolvimos, os quiero igual.

A los azules, porque AZULES LOS MEJORES y no hay más discusión.

Y sobre todo a mi mesa del fangirleo, porque nunca me aburría (entre Violeta, que fangirleaba tanto como yo, Rocío, que flipaba conmigo, Patri, que se reía de mi acento, Vero, que se acopló tarde y a las que me dejo mucho love).

Y a Elena de Burgos aka hazte insta, a Paula aka la de Salamanca que vive en Madrid, a Erika aka mi fangirl queen, a Clara aka la más seductora de la vida y a Julia aka la puta ama de Salamanca.

 

WhatsApp Image 2017-04-02 at 12.17.19
Os misseo demasiado (créditos a la mano de Erika)

Y para acabar, la foto con la gente más genial que he encontrado.

 

WhatsApp Image 2017-03-27 at 23.22.08
Ciento y la madre.

—fallviour.

P.D.: Tenía que dejar esta foto por aquí, para demostrar que no salgo bien en ninguna.

 

WhatsApp Image 2017-03-28 at 00.45.25
cuando te pones de acople máximo pero los bk2 molan.

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “De soñar miedos y vivir esperanzas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s